YO TAMPOCO ESTOY QUIETO Y SIGO DIVAGANDO O ESA TELARAÑA DONDE HA CAIDO UNA HOJA

Los sucesos de la vida

Si algo distingue a la poética de Zambrano es la puntualidad, ahí aparece, ahí llega la imagen que al menos a mí lector asiduo de Eduardo me acerca a la exactitud, a la certeza, pero el clima del mundo ha cambiado y los días se han oscurecido trastocando el alma de muchos, hay cosas inevitables, pérdidas, caídas y recaídas que duelen, el poeta escribe en su cuaderno, se siente solo, se siente culpable, pide ayuda, lucha contra sus demonios y sobrevive a cosas tan sencillamente humanas y ordinarias como un domingo o el zumbar de un mosquito, pero Eduardo triunfa porque la poesía es el reordenamiento instantáneo de los seres y de las cosas y ahí está su voz enumerando insectos para llegar a 60 tankas y a 60 años, ¡felicidades!, y aprovecho para informarles que Zambrano posee un interés particular sobre las efemérides y desde hace mucho tiempo nos recuerda en artículos y columnas fechas celebraciones y acontecimientos celebratorios aniversarios de nacimiento y luctuosos que tienen que ver con la poesía por eso no es raro que ahora nos comparta este libro-pastel, nos invita a su fiesta y nos saca del encierro (el libro se publicó en plena pandemia) entonces, ahí está su voz tratando de ganarle al tiempo un día, y ahí está su voz tratando de salir al encuentro de algún destino y ahí está su voz retumbándonos.

Para fines prácticos la forma poética japonesa Tanka es un haikú alargado, al clásico 5-7-5 se le agregan dos líneas más de 7-7 (silabas), afortunados somos los que en este cuaderno de cuarentena nos reencontramos, no sé si más viejos, pero eso sí, más sinceros:

Leer otra vez

en la naturaleza

la simple vida

Nada que recordar

Volverlo a sembrar todo

Eduardo Zambrano (2021), «Cuaderno de cuarentena. 60 tankas», Ediciones Oficio. Pág. 63.

Nuestras habilidades para lidiar con un aislamiento

La poesía está ahí para recordarnos que podemos vivir, yo encuentro en este cuaderno la soledad de muchos mundos, la belleza de muchas edades, Eduardo donde quiera que esté y se encuentre como se encuentre, escogió ahora subirse a los árboles, bucear por los aires, la cuestión aquí con Zambrano es la autenticidad, puedo pensar, quiero pensar, Eduardo me hace pensar que la vida es auténtica cuando renunciamos a ella (es decir renunciar a ver la cotidianidad como lo que es, sin averiguarla, sin cuestionarla, sin reflexionarla)

Imagino porque es un ejercicio que practico con Eduardo, algunas aventuras que tenemos planeadas, una es un viaje a Japón donde iremos a visitar a los familiares directos de los inventores del haikú y del tanka, también desde hace años hicimos un pacto que quedamos de reconfirmar dentro de 3000 años, a partir de unos petrograbados de Boca de Potrerillos lugar que se encuentra en Mina N.L., eso no es problema porque cada vez que nos vemos sellamos la cita milenaria de nuestra comunidad con diálogo poético, con un apretón de manos, con un abrazo, con un buen almuerzo y con el descubrimiento de un nuevo poeta, un nuevo libro un nuevo proyecto, (mi única duda es si la cita que tenemos agendada para el año 5019 va a ser en la mañana o por la tarde).

Llegan los versos

Y no sé quién los manda

¿Quién es su dueño?

¿Por qué me los envía?

Solo… soy el que escribo.

Eduardo Zambrano (2021), «Cuaderno de cuarentena. 60 tankas», Ediciones Oficio. Pág. 11

Matices del ánimo

Eduardo desde el otro lado de la línea telefónica, me comenta efusivo que escribió un poema pero que el título poema donde se explica casi todo, corresponde más a mis características y a mi poética, así es que en ese momento me lo lee y lo da por deshecho y me lo cede, así de generoso es mi querido amigo, yo, convencido de que puedo explicar casi todo, tengo la tarea de corresponder a la amistad y a la sapiencia poética de uno de nuestros poetas mayores, además de un lector ordenado, y le prometo escribir algo que más o menos explique lo que siento por él, ahora andamos desordenados mi querido Eduardo, sobre todo en nuestros apetitos, pero la consigna de escribir es nuestra manera de desafiar al mal tiempo y a los malos tiempos.

En cinco líneas buscas hilar la vida

A nuestra vida de repente le acompaña un dolor de espalda, pero la primavera siempre vuelve y desafiamos al mal tiempo con poemas, se lo dijimos a muchos cuando estaban asustados, la poesía quita el miedo, la poesía cura, lo decíamos y el dolor iba desapareciendo.

Cuaderno de cuarentena (60 tankas) es el paso civilizatorio hacia otro rumbo, porque no nos estamos quietos, esto lo escribo mientras observo una telaraña donde ha caído una hoja, no me estoy quieto y medito y pienso si yo soy la telaraña o la hoja u otros aspectos que provocaron esa imagen.

Cuaderno de cuarentena, 60 tankas

Eduardo Zambrano

Oficio

2021